El cerdito y el granjero.

Erase un cerdito llamado Pancho que cada día ponía al garanjero moneditas de oro que le salían de la espalda. Aun así, con tal ganancia, cada vez el granjero quería más y más, pero Pancho no podía. Entonces con el dinero que Pancho le daba se compró 100 cerdos más, pero no daban monedas, eso es porque el cerdito era único. El granjero se puso hecho una furia, y los sacrifico a todos, y con eso no obtuvo nada, solo la pobreza y su mal hecho en la cabeza.

Moraleja: Por mucho que obtengamos nunca nos percatamos, que más vale trabajar que avarientos ser más.

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Aurora
    Mar 12, 2009 @ 10:42:55

    Con esto yo os quiero decir:
    Que no seais avarientos, que no importa lo de fuera si no lo de dentro.

  2. Aurora
    Mar 12, 2009 @ 10:44:06

    Aurora.

    Esta fabula, ¿os recuerda a algo? (la gallina de los huevos de oro) es porque me lo ha mandado mi profe, pero a mí me gustó, entonces quería enseñaros una de las cosas que a mi me gusta hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Estadísticas

  • 74,709 hits
A %d blogueros les gusta esto: